miércoles, 14 de marzo de 2012

El personaje misterioso

Aaron Jasinski
Hemos pensado leerles a nuestros alumnos un libro. Antes de la lectura y como elemento motivador, sin que ellos lo sepan, vamos a acercarlos al libro moviéndolos a la curiosidad. Intrigaremos al grupo con un personaje del libro elegido.



Seleccionado previamente el libro, elegimos un personaje interesante. Lo dibujamos a gran tamaño o realizamos una fotocopia ampliada de la ilustración.

Elegimos un momento adecuado para colocar el personaje en un lugar destacado de la biblioteca escolar y del aula, pero sin hacer ningún comentario. A las posibles preguntas del grupo sólo daremos como respuesta: -"Este personaje es un buen amigo. Ya os lo presentaré".

En visitas sucesivas aportaremos más pistas sobre el personaje (podemos traer nuevos elementos claves del texto relacionados con el protagonista). Actuaremos así -no superar los 4-5 días hasta que hayamos creado un clima de interés suficiente como para dar comienzo a la lectura del

libro por nuestra parte. Leeremos a los alumnos todos los días la cantidad de texto que consideremos adecuada hasta terminar el libro.

A lo largo de la lectura podemos realizar algunas actividades complementarias (de recreación, 
modificación, de ilustración, escenificación, debate, etc.) en torno al libro. Pero debemos tener 
muy en cuenta no cargar demasiado al grupo con éstas y dedicarnos más a la dinámica y el clima que se generen.
 
No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu email.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...