miércoles, 22 de febrero de 2012

Jugar una partida de lectura

Un sencillo esquema de juego, con preguntas y pruebas relacionadas con la lectura y la biblioteca, sirve para dinamizar esta propuesta introductoria. Muchos juegos de mesa, cuyas normas de funcionamiento resultan tan familiares para niños y jóvenes, permiten una fácil adaptación «bibliotecaria» que los hace ideales para los objetivos de esta sesión: el parchís, la oca, el trivial... 

A partir de un panel gigante, con casillas de colores (cuyo diseño y realización puede ser, una vez más, responsabilidad del alumnado), se pueden establecer diferentes categorías de preguntas y pruebas (búsquedas sencillas en las estanterías, adivinanzas con mímica o dibujos, invención de pequeñas historias, lecturas o recitados...) que contemplen aspectos diversos de la biblioteca, los materiales y los servicios que ofrece:

LITERATURA: Lugares y personajes literarios, títulos de obras, autores más conocidos...
Ejemplo: ¿Conocéis algún famoso elefante de cuento? 

INFORMACIÓN: Temas de actualidad, acontecimientos y personalidades destacadas, tipología de materiales...
Ejemplo: Localizad tres informaciones distintas (en libros, enciclopedias, periódicos, vídeos...) sobre alpinismo.

FUNCIONAMIENTO DE LA BIBLIOTECA: El carné, el préstamo, los horarios...
Ejemplo: Imaginad que sois los bibliotecarios. Debéis explicar brevemente a vuestros compañeros qué tienen que hacer para llevarse un libro prestado a casa.

ACTIVIDADES DE PROMOCIÓN: Recomendar un libro, crear un eslogan, diseñar una mascota, realizar carteles de señalización...
Ejemplo: Elegid un libro y presentadlo a vuestros compañeros. El profesor os ayudará a preparar esta presentación.

Siguiendo los ejemplos, se puede elaborar toda una batería de preguntas y pruebas para ir resolviendo a lo largo del recorrido. Este trabajo pueden afrontarlo los profesores o, una vez más, constituir un elemento de colaboración del alumnado (si cada participante se encarga de diseñar una prueba por apartado, el resultado será un rico y variado conjunto de preguntas).

Es importante, no obstante, que el profesor oriente y supervise la redacción de estas pruebas, buscando mantener el equilibrio entre cuestiones novedosas, que implican una cierta dificultad y pueden suponer un reto para los participantes, y aspectos más sencillos, que los alumnos previamente conocen y en los que pueden aprovechar sus experiencias previas en temas de lectura y bibliotecas. Esto puede contribuir a reforzar la actitud de confianza e interés hacia la biblioteca y sus recursos.

Una vez elaborados estos materiales, la dinámica del juego es sencilla. La clase se divide en pequeños equipos que se representan en el tablero con fichas de diferentes colores. Para avanzar, cada ficha se desplaza entre las casillas por turnos, según la puntuación que se obtenga con un dado (puede hacerse uno gigante con espuma o cartulina o utilizar un simple dado de cualquier juego de mesa). Cada una de las casillas corresponde con un apartado diferente. El grupo debe resolver la prueba que corresponda para poder seguir avanzando. Cuando los grupos tengan preparada su respuesta, el juego se interrumpe para que los demás escuchen.

A lo largo del juego, el profesor aclara las dudas, introduce explicaciones y sintetiza los aspectos más importantes que vayan surgiendo.
 
No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu email.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por email.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...